sanación espiritual por arquetipos

El máximo exponente de la sanación Espiritual en España está representada por el Inglés Colin Bloy, quien se dedicó por más de 30 años a sanar y enseñar este método por Australia, Canadá y Europa. Murió en Tenerife en el año 1995. Él define así la Sanación por Arquetipos:
“La sanación Arquetípica trata las enfermedades por su reducción arquetípica desde la transferencia de arquetipos efectivos de probada eficacia, cuya introducción en los diferentes estratos energéticos del paciente modifica la codificación y la información de la enfermedad, sustituyendo los códigos enfermos por códigos saludables, cuya información encriptada es transferida a las diversas capas de los centros energéticos, modificando la información cual si se tratara de un disquete de programación que sustituye los códigos propios y tipificados de la enfermedad, por otros nuevos que poco a poco, se van asentando hasta hacerse estables y sustituyen a los códigos enfermos.”
Hoy sabemos que toda enfermedad tiene un componente emocional y mental importante. Depende de la actitud del enfermo para sobrellevarla con menos sufrimiento como para sanarla definitivamente. Por eso se dice que la mayoría de las enfermedades son psicosomáticas.
Volver a un estado de salud exige mucho trabajo y cambio personal. La receta del Médico es insustituible para el cuerpo físico, pero si no ordenamos los cuerpos (emocional y mental) la enfermedad aparecerá nuevamente tal vez con otra sintonía.
El Alma tiene códigos para hacerse entender y para pedir que seamos fieles a su misión. Uno de esos códigos son los síntomas. Entenderlos y aprender a dialogar con ellos nos orientará para encontrar el camino de la salud.
El cuerpo físico es donde se hace visible la enfermedad a través de la forma, a través de sus sistemas, sus órganos, venas, arterias, etc.

El cuerpo etérico es el que le da energía al cuerpo físico, mediante una red de líneas de fuerza a través de las cuales fluye la energía cósmica o divina.
Desde el lenguaje del cuerpo o la enfermedad nos llega información indicadora sobre las emociones reprimidas, cada órgano habla de sí mismo y representa lo que nos afecta. De manera que la enfermedad se presenta como “oportunidad” de transformación interna, un viaje que nos invita a tomar conciencia, que nos convida a indagar internamente las necesidades del corazón y del alma. Con lo cual las enfermedades se transforman en maestros que nos orientan sobre el hábito o actitud incorrecta que desequilibra el organismo.
No siempre esto es aceptado por la persona, porque tendemos más a “pelear” contra la dolencia, entrando en guerra con la situación. El primer paso es aceptar lo que sucede como lo que ES. Y luego tratar de entender el mensaje que me está mandando la realidad.
En todo abordaje de sanación lo que se pide es aprender a expresar las emociones, pues las emociones no expresadas, negadas o reprimidas, se almacenan en nuestro cuerpo de manera física.