munay-ki

Es el conjunto de los nueve ritos de iniciación de la tradición de medicina energética de las Américas.
La palabra Munay-ki proviene del idioma Quechua y significa “Te AMO” O “Sé como Tú eres” y representa los nueve portales que sanan y transforman nuestro campo energético luminoso en el de Homo Luminous.
Las antiguas profecías de las Américas hablan de la aparición de un nuevo ser humano sobre el planeta: aquél que vive libre de miedo y reside en su naturaleza trascendental.
El Munay-ki contiene los códigos para este nuevo ser humano y sus ritos son otorgados en forma de transmisiones energéticas.
Estas ceremonias encuentran su origen en los grandes ritos iniciáticos del Valle del Indo y fueron traídos a las Américas por los primeros hombres y mujeres de medicina que cruzaron el estrecho de Bering durante la era glacial unos 30.000 años atrás. Estos valientes viajeros son conocidos como los “Laikas”.
En 1950 un grupo de Laikas bajó de los Andes para asistir a la reunión anual de Chamanes que tuvo lugar al pie de una de las montañas sagradas. Los nativos del lugar vieron los ponchos que llevaban los Laikas y reconocieron inmediatamente las marcas que identificaban a los altos sacerdotes. Comprendieron que se trataba de un grupo de hombre y mujeres chamanes que supuestamente habían desaparecido después de la época de la conquista. Estos altos sacerdote chamanes, conscientes de que la humanidad estaba al borde de una gran crisis, habían salido de su reclusión para ofrecernos una sabiduría que pueda ayudarnos a sobrellevar los grandes cambios que vamos a tener que afrontar, una sabiduría que transforme nuestra realidad y dé a luz un mundo mejor.
Según las profecías de los Mayas, los Hopis y los Incas, nos hallamos en un momento decisivo de la historia humana.

Nuestra evolución va a dar un gran salto cuántico y pasaremos del Homo Sapiens al Homo Luminoso, es decir, nos convertiremos en seres con la capacidad de percibir la vibración y la luz que constituyen el mundo físico en un nivel mucho más elevado.
Por primera vez, la humanidad tendrá la capacidad de evolucionar no entre generaciones, sino dentro de una generación, lo que contradice nuestro conocimiento sobre el funcionamiento de la evolución. Vamos a dar un salto cuántico biológico en el espacio de una sola vida, y las características físicas, emocionales y espirituales que adquiramos serán transmitidas a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos.
Al convertirnos en Homo Luminos, renunciaremos al comportamiento del conquistador y rechazaremos la teología que valora el control y el dominio sobre la naturaleza, una teología que justifica la explotación de ríos y bosques porque no los ve más que como recursos para el consumo humano.
En lugar de eso, adoptaremos una antigua teología que la mayoría de los seres humanos hemos perdido, una teología femenina de cooperación y sostenibilidad.
Los Mayas identificaron el año 2012 como la culminación de un período de grandes disturbios y convulsiones, un período en que surgirá un nuevo tipo de ser humano.